VISITA A LA VILLA ROMANA

Se trata de una destacada Villa Romana localizada en el término municipal de Ablitas a unos 4 km del centro urbano. El terreno en el que se extiende actualmente es de titularidad municipal. La superficie global del yacimiento supera los 40.000 m2 (4 hectáreas) dispuestos en diversas parcelas que se encuentran ligeramente escalonadas, con la presencia de pequeños bancales de aterrazamiento y separación entre ellas. 

La villa, que está en proceso de excavación, seguiría los cánones clásicos de distribución del espacio, contando con la que podemos denominar Parte Urbana (zona noble donde se hospeda el Dominus o propietario junto a su familia), la Parte Rústica (zona donde se estabulan animales, habitan los esclavos y se guardan los instrumentos empleados en las labores agrícolas) y la Parte Fructuaria (se trata de la parte dedicada a las actividades de elaboración, conservación y almacenamiento de los productos del campo, principalmente con cereal aceite y vino). 

Hasta el momento, los trabajos realizados en las diferentes campañas de excavación, se han centrado en conocer la parte urbana, que calculamos que podría extenderse sobre una  superficie de 4.000 m2. Se han excavado unos 300 m2 de esta zona noble.

Hemos podido constatar el excelente grado de conservación en que se encuentran los restos arqueológicos, lo que alienta nuestra esperanza de poder encontrar intacta la mayor parte de la planta de la Villa Romana. Hasta la fecha se han sacado a la luz diversas estancias o habitaciones de esta parte noble. Los muros tenían una cimentación de mampostería con un alzado de tapial o adobe, enlucidos algunos de ellos con un estucado sobre el que se realizaba una rica decoración parietal con llamativos colores (rojo, negro, azul, verde, blanco y otros). La cubierta, era de tégulas e ímbrices, como se atestigua en los niveles de derrumbe que vamos documentando. 

Entre los datos más interesantes, sabemos que ya hace 1.900-1.600 años, estos antepasados de nuestra zona contaban con estancias calefactadas mediante un sistema de Hipocausto. En un sondeo realizado en la campaña del año 2011 se localizó un pavimento de argamasa. Dicho suelo presentaba una oquedad en su superficie, lo que nos permitió detectar la presencia de una cámara subterránea que servía para mantener calientes estas dependencias. Estas estancias se han terminado de excavar en diciembre de 2021. El sistema de calentamiento se basa en la irradiación de calor a través del suelo y de las paredes, mediante la combustión del fuego en una cámara del subsuelo sustentada por pilares de ladrillos (praefurnium). El sistema de calefacción sería similar al aparecido en otros yacimientos, lo que nos puede ser muy útil para comprender e interpretar los restos aparecidos. También han aparecido termas y letrinas junto al hipocausto.

Respecto a lo que en arqueología llamamos cultura material mueble, entre los materiales que han aparecido debemos destacar la localización de una figura alada que representa a Cupido, deidad Romana cuyo origen es el Eros de la mitología griega, realizada en bronce. Este tipo de figuras se situaban en Lararios o altares domésticos. Su uso podría ser de culto o religioso, para realizar ruegos o peticiones a la espera de obtener respuesta a las rogativas, aunque también podría servir como simple elemento decorativo, careciendo de un sentido religioso.  También han aparecido un caldero y una leona de bronce y diversos utensilios así como numerosa cerámica.

El entramado de la Parte Urbana tiene una extensión en torno a los 6.000 m2. Los trabajos realizados hasta la fecha han servido para ir conociendo el entramado estructural  y cronológico de la Villa Romana, datos que implican la existencia de un yacimiento rico en estructuras que conserva prácticamente intacta toda su planta y cuyos restos, en general presentan un excelente estado de conservación.